El Consejo de Ministros del 22 de marzo de 2019 ha aprobado la Estrategia Nacional de prevención y lucha contra la pobreza y la exclusión social 2019-2023. Con esta Estrategia se atiende la demanda social de hacer frente a las situaciones de pobreza y exclusión social, haciendo que el crecimiento económico actual sea inclusivo y que beneficie a todas las personas, especialmente a aquellas que han sufrido del modo más severo la crisis económica.

Es una estrategia que se alinea completamente con las políticas relevantes de ámbito europeo e internacional. La Estrategia se inspira en la Estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador y, en especial, en su objetivo de sacar antes de 2020 a 20 millones de personas del riesgo de pobreza y exclusión social en toda la Unión Europea. También se formula en consonancia con los principios del Pilar Europeo de Derechos Sociales, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

La Estrategia aborda de forma transversal dos asuntos fundamentales como son la protección de la infancia y la protección de las familias, actuando especialmente sobre aquellas que tienen más necesidades o se encuentran en situaciones de mayor vulnerabilidad. Una prioridad en esta Estrategia es la pobreza infantil. El gobierno de España ha mostrado su compromiso nombrando un Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil con el fin de movilizar y coordinar las actuaciones de la Administración General del Estado en materia de lucha contra la desigualdad y la pobreza infantil. Otro gran desafío presente en las sociedades europeas y en España en particular, es reducir la desigualdad, en especial la desigualdad de rentas, que se ha visto incrementada como consecuencia de la grave crisis económica y de las elevadas tasas de desempleo consiguientes. Por eso esta Estrategia persigue una educación y empleo más inclusivos, la ordenación y mejora de los sistemas de rentas mínimas y el acceso a servicios públicos de calidad y la mejora de la cobertura de las prestaciones de desempleo, de prestaciones por hijo a cargo (en el marco del desarrollo de un Ingreso Mínimo Vital) y de los permisos de parentalidad.

De acuerdo con la configuración territorial del Estado y el reparto competencial entre administraciones públicas, la Estrategia se plantea como una Estrategia de Estado, realizada con participación de todas las administraciones públicas. La gobernanza de la Estrategia se basa en la colaboración de la Administración General del Estado con las comunidades autónomas, las entidades locales -a través de su representación en la Federación Española de Municipios y Provincias- y el Tercer Sector de Acción Social y los interlocutores sociales, que han sido los actores esenciales para su elaboración y participarán en su implementación y evaluación.

La Estrategia, en línea con los Planes Nacionales de Inclusión Social desarrollados desde 2001, se centra particularmente en cuatro Metas Estratégicas, concretando los objetivos para cada una de ellas, así como las líneas de actuación fundamentales.

  • Meta Estratégica 1. Combatir la pobreza
  • Meta Estratégica 2. Inversión social en las personas
  • Meta Estratégica 3. Protección social ante los riesgos del ciclo vital
  • Meta Estratégica 4. Eficacia y eficiencia de las políticas

El documento de la Estrategia está disponible en la web del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social: https://www.mscbs.gob.es/ssi/familiasInfancia/inclusionSocial/inclusionSocialEspana/Estrategia_Prev_LuchaPobreza_19-23.pdf